¿Crisis?


 Nuestra actitud ante la “CRISIS”

   Un hombre vivía en la orilla de un camino y vendía perritos calientes. No tenía radio, ni televisión, ni leía los periódicos, pero hacía y vendía buenos perritos calientes.

Se preocupaba por la divulgación de su negocio y colocaba carteles de propaganda por el camino, ofrecía su producto en voz alta y el pueblo le compraba.

Las ventas fueron aumentando cada vez más, compraba el mejor pan y la mejor salchicha. Llegó un momento en que fue necesario comprar un carrito más grande, para atender a la creciente clientela. El negocio prosperaba.  Su perrito caliente era el mejor de la región.

Venciendo su situación económica inicial, pudo pagar una buena educación a su hijo, quien fue creciendo y fue a estudiar Economía en la mejor Universidad del país. Finalmente, su hijo ya graduado con honores, volvió a casa y notó que su padre continuaba con la misma vida de siempre y tuvo una seria conversación con él…

¿Papá, usted no escucha la radio, no ve la televisión?,  ¿Usted no lee los periódicos?. Hay una gran crisis en el mundo!.  Y la situación de nuestro país es crítica!.  ¡Todo está mal y el país va a quebrar!

Después de escuchar las consideraciones de su hijo, el padre pensó:  “Si lo dice mi hijo que es Economista, lee periódicos y ve televisión, entonces sólo puede tener la razón”.  Y con miedo de la crisis, el viejo busco el pan más barato (más malo) y comenzó a comprar la salchicha mas barata (la peor) y para economizar dejó de hacer sus carteles de propaganda.

Abatido por la noticia de la crisis ya no ofrecía su producto en voz alta, ni atendía con entusiasmo a sus clientes.

Tomadas todas esas precauciones, las ventas comenzaron a caer y fueron cayendo y cayendo y llegaron a niveles insoportables. El negocio de perritos calientes del viejo que antes generaba recursos para que el hijo estudiara Economía, finalmente quebró.

Entonces el padre, muy triste, le dijo al hijo: “Hijo, tenías razón, estamos en medio de una gran crisis”.   

Y le comentó orgullosamente a sus amigos: “Bendita la hora en que envié a mi hijo a estudiar Economía, él me avisó de la crisis”.

COMENTARIO:

Nuestra actitud ante la “crisis” determinará nuestro éxito o fracaso. Debemos trabajar´día a día con optimismo y objetivos concretos, sin que nada ni nadie puede cambiarlos ni cambiar nuestro ego.

Anuncios

Acerca de Jordi Urgell

Me dedico a potenciar los resultados de las personas, equipos y empresas. Cómo: partiendo del poder de la mente y desarrollando todo tu potencial interno e incrementando tus ventas. Soy coach profesional certificado por la ICF (nº de socio 20121083), con amplia experiencia en el desarrollo humano y aumento de resultados comerciales. Realizo mi trabajo de forma muy práctica con resultados sostenibles.  Gran cantidad de clientes me avalan.
Esta entrada fue publicada en COACHING, CREENCIAS LIMITANTES, CRISIS. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s